Greg Palast acepta el Premio Internacional de Periodismo por Investigaciones Especializas

GregPalast.com

Club de Periodistas de México
Ciudad de México, junio 2019

Sra. [Celete] Sáenz de Miera,

Mis estimados hermanos periodistas,

Si los estadounidenses parecen ignorantes y locos como los Chihuahuas, que tontamente eligen a personas como George Bush y Donald Trump, perdónenlos, porque mis compatriotas no son expuestos a la verdad en las noticias, solo son expuestos a una corriente de propaganda barata.

Pero déjenme defender a mis compatriotas.

Los estadounidenses nunca eligieron a George Bush.

En el año 2000, yo descubrí cómo Bush se robó las elecciones en Florida. Mi informe para la BBC, The British Broadcasting Corporation, se publicó en el mundo entero, pero no en mi propio país.

Y luego, en el 2006, se volvieron a robar las elecciones. Aquí, en México.

Yo llevé a cabo una investigación para The Guardian en Inglaterra que mostró, sin lugar a dudas, que AMLO había ganado. La historia desapareció de los medios de comunicación en mi patria.

No culpen a los estado-unidenses. Realmente creen que Donald Trump fue elegido presidente.

Déjenme que les diga hoy que no lo fue.

Antes de las elecciones del 2016, los agentes políticos de Trump eliminaron a 1,100,000 ciudadanos negros e hispanos de las listas de votantes. Si no fuera por la desaparición de esos votantes y sus boletas, Trump no sería presidente.

Reporté ese descubrimiento para Al Jazeera y en la revista Rolling Stone, pero las noticias de la televisión en mi patria mantuvieron a los estado-unidenses en la oscuridad.

He traído copias de mi película, “La mejor democrácia que el dinero puede comprar”, con subtítulos en español, que explíca cómo Trump se robó las elecciónes, y se puede robar las próximas en el 2020. Hago esto para proteger a mis compatriotas de ser culpados de eligir a este bebe anaranjado, fanático, rico y mimado como Presidente.

Y permítanme agregar, una gran mayoría de los estado-unidenses se oponen a la última rabieta de Trump para imponer aranceles.

Hoy, estoy aquí aceptando este extraordinario honor. Pero estoy tristemente consciente de la ausencia de un compañero periodista, Julian Assange.

Assange está en prisión hoy por el único delito de permitir que los estado-unidenses conozcan la verdad sobre su propio gobierno y los crímenes mortales de nuestros líderes.

Me siento honrado de aceptar este premio en esta valiente nación, con periodistas mucho más valientes que yo, muchos de los cuales han perdido la vida al informar sobre las noticias. Yo me comprometo a honrar este premio y continuar luchando para revelar la verdad, ya sea en Londres, México o Washington.

Muchas Gracias.