Skip to content

En Espanol

Greg Palast acepta el Premio Internacional de Periodismo por Investigaciones Especializas

Club de Periodistas de México Ciudad de México, junio 2019 Sra. [Celete] Sáenz de Miera, Mis estimados hermanos periodistas, Si los estadounidenses parecen ignorantes y locos como los Chihuahuas, que tontamente eligen a personas como George Bush y Donald Trump, perdónenlos, porque mis compatriotas no… 

Bush Sr. Mining Company Goes for the Gold in Chile

Bet you didn’t know that George Bush Sr. was a high-paid fixer for a Canadian gold mining company. While he left its payroll once Junior set off for his presidential run, Barrick Gold has continued to reap the benefits of its presidential connections worldwide. The following is from an interview from Chile’s leading paper. If you can’t read Spanish, it’s time to learn.

Barrick Gold Pí ginas en Disputa

Domingo 29 de Mayo de 2005
“El nuevo secretario de Interior de Bill Clinton, Bruce Babbit, calificó la solicitud de Barrick como ‘el mayor robo de oro a mano armada desde los dí­as de Butch Cassidy. No obstante, ya que la compañí­a habí­a seguido el proceso de la ví­a rápida dispuesto para ellos bajo el mandato de Bush, este Goldfinger empresarial tení­a a Babbit legalmente cogido por las pelotas. Clinton no tuvo otra opción que darles la mina de oro mientras los ciudadanos eran estafados”.

FARC Documents

#76 Dic11/07/ Camaradas Secretariado. Cordial saludo. 1- Si están de acuerdo, puedo recibir a Jim y a Tucker para escuchar la propuesta de los gringos. 2. El italiano ónsolo manda a decir que el parlamento europeo quiere vincularse a los esfuerzos por el  canje humanitario.… 

El Globalizador que deserto

Greg Palast. Periodista. Marzo 2002
En este reportaje imperdible a un tecnico del FMI se describe nuestra historia, pasado,
presente y futuro?
“Han condenado a muerte a la gente”, el ex-tecnocrata me dijo. Era como una escena de
una novela de espias. El brillante agente deserta, pasa para nuestro lado, y despues de
horas de interrogacion, vací­a su memoria de los horrores cometidos en nombre de una
ideologí­a política que ahora él mismo reconoce como podrida.